Una naranja mecánica en el final de la World League

1503412_559047290848998_678817641_n

Fue el partido más esperado de la Hockey World League. Tanto holandesas como australianas llegaron a la final sin haber perdido un partido.  Sin embargo, las Hockeyroos contaron con el apoyo del público tucumano. A pesarde esto las holandesas jugaron con la paciencia que las caracteriza y terminaron ganado la final por 5 a 1.

La primera mitad el partido empezó parejo. Ambos equipos proponían pero les costaba llegar a las áreas de Sombroek y Lynch. El primer gol llegó a los cuatro minutos de juego, cuando tras un corner corto, Anna Flanagan, puso en ventaja a las australianas. Las holandesas buscaron empatar el partido pero no estuvieron finas en la primera mitad. El otro hecho relevante fue un fuerte bochazo en la cara de Karrie McMahon.

Tras el descanso, el equipo del argentino Caldas cambió el chip y fue muy superior a las Hockeyroos. En tan solo un minuto, Paumen empató el partido, y tras una mala salida de las australianas en la mitad de cancha, Rosalin Drost puso en ventaja a las Oranges. A partir de ahí, el juego de las australianas entró en declive y las holandesas aumentaron la ventaja con los goles de Kitty Van Male, Maartej Paumen y un golazo de Lidewij Welten. Durante el segundo tiempo tuvo que salir, por un golpe en su rostro, Brooke Peris.

De esta manera Holanda se convirtió en el ganador de la World League, tanto por el juego colectivo demostrado en todos los partidos;como por las actuaciones individuales de Paumen, Welten, Van Male y Verschoor.

 

PRENSA ATAH – Luciana Giacobbe y Rodrigo Martínez. Fotos: Ignacio Palma Rojas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *